A TRAVÉS DE CAPACITACIÓN Y TRADICIÓN SE INNOVAN PROCESOS DE COSNSTRUCCIÓN EN COMUNIDADES RURALES.

Cooperación Comunitaria es un proyecto que busca mejorar las condiciones de vida en comunidades rurales del país. Este objetivo se logra a través del fortalecimiento de las capacidades constructivas y productivas, actividad que se caracteriza por la asesoría acompañada que dan a los habitantes de la comunidad y por preservar y recuperar los saberes tradicionales. Como resultado, se logra el aprendizaje para la autogestión constructiva, sociocultural, ambiental territorial y económica. 

Cooperación comunitaria lleva en función desde el año 2010. Ha trabajado en proyectos de reconstrucción tras los huracanes Ingrid y Manuel en el estado de Guerrero. También tras los desastres del sismo del 19S con el proyecto Reconstrucción Integral y social del hábitat  en el Istmo de Tehuantepec y se basó en los siguientes modelos. Por una parte los modelos de producción social del hábitat, los cuales se desarrollan de manera integral. Al construir vivienda, reactivar la economía y el estudio del territorio destacando los riesgos, los tipos y usos del suelo. Por otra parte están los modelos de participación de las familias y la comunidad en general para incentivar al diseño participativo.

Entre los principales retos a enfrentar se encontraron, salvar las viviendas de la demolición y buscar la manera de reforzarlas contra los sismos, respetando  los sistemas constructivos tradicionales y materiales locales. Así como invitar a la gente a participar en este proceso, con el objetivo de formarlos para poder desarrollar por ellos mismos el trabajo. Otro reto fue el encontrar a las personas para llevar a cabo el proyecto in situ.

El proceso se desarrolló bajo los siguientes estudios y actividades: El análisis del riesgo territorial y ambiental, el cuidado del medio ambiente, la reactivación de actividades productivas de las mujeres y hombres – en donde destaca la construcción de cocinas para la producción de alimentos por mujeres-  y la reconstrucción de espacios colectivos.

Resultado

Tras dos años de trabajo, se realizaron 78 viviendas tradicionales, 48 cocinas, 256 comixcales, 27 hornos de pan y el centro de artes y oficios. Además la elaboración de manuales de construcción. 

Fue un proyecto en donde lo más importante es ver que la gente se siente parte de apropiación de los espacios y las técnicas. 

– Isadora Hastings

También es importante mencionar la construcción del Centro para las Artes y Oficios. Este será un espacio destinado al aprendizaje de oficios como carpintería, electricidad. También se enfocará en cuestiones culturales para niños en donde el colectivo Casa Panteón hace actividades de teatro, biblioteca, etc. 

Cooperación comunitaria trabajó este proyecto con arquitectos, ingenieros, psicólogos, personas de desarrollo comunitario, ciencias sociales, comunicación y la Fundación origen. También participaron arquitectos y urbanistas de la UAM Azcapotzalco quienes ayudaron a levantar los diagnósticos y la UNAM generó estudios sobre las temperaturas de las viviendas.

Actualmente el proyecto se encuentra en etapa de evaluación y se están construyendo cocinas en otros municipios, entre ellos, La Blanca e Ixtepec.

Cooperación Comunitaria se encuentra trabajando en otros proyectos en diversas partes del país. Por un lado en Chiapas se construyó una tienda cooperativa para enseñar a interesados en construir un centro de formación agroecológica con técnica de adobe.

En el estado de Guerrero se construyó un aula ambiental de adobo en la Universidad Intercultural del estado de Guerrero. En Hidalgo se da acompañamiento a un grupo de personas interesadas en la construcción de un espacio dedicado a la producción de productos con ixtle.

***

Conoce más sobre Cooperación Comunitaria aquí.



  • FOTO: Cortesía

  • TEXTO: Diana Nájera

Fecha de Publicación:
Martes 11/02 2020