PLATICAMOS CON DIEGO VEGA SOBRE SU NUEVA PIEZA DE DANZA, CUATRO

Diego Vega es bailarín, coreógrafo y autor de danza contemporánea nacido en Los Mochis, Sinaloa. También es director de Trazo Ciclo de Danza y Espacio. El año pasado terminó Nohbords, una compañía de danza firmada bajo un seudónimo que le trajo varios éxitos profesionales para dar inicio a una carrera individual con su propio nombre. Este viernes estrena Cuatro, una nueva pieza en el Teatro de la Ciudad. Platicamos con él en un ensayo previo al estreno.

A partir de la sacudida del COVID19 y todo lo que esta pandemia ha traído; en la primera etapa de aislamiento cuando todo se sentía más complicado y las expectativas de un futuro a corto plazo eran totalmente inciertas, Diego atravesó por un momento bastante complicado. Este le llevó a reflexionar sobre el rumbo de su carrera artística y con ello la necesidad de poder hacer ciertos cambios. “Decidí entre muchas cosas dar pie a mi firma de manera individual para atender la necesidad de poder utilizar mi nombre y apellido real.”

***

Conforme fui creciendo durante estos cinco años como coreógrafo e investigador del cuerpo, el movimiento y la creación, descubrí que algunos de los conceptos que funcionan como un eje central de mi trabajo son el origen y la tradición. Me parecía importante entonces a nivel discursivo representarme con el nombre que me fue asignado por mi padre y madre; y al mismo tiempo significar este gesto como una reconciliación con mi contexto natal… una aceptación de mi pasado el cual me generó bastante conflicto durante mucho tiempo.

Diego espera en esta nueva etapa encontrar otro tipo de soluciones creativas y las alternativas que le permitan seguir explorando formatos más amplios para la presentación de la danza. Le gustaría poder encontrar un equilibrio entre necesidades individuales como artista y persona; sin perder este sentido colectivo que hasta ahora lo identifica como director y autor de danza.

“Atravieso una etapa muy poética de mi vida y estoy depositando en mi obra (trabajo artístico) mucho de esto. Entonces todo lo nuevo que escribo y planeo construir viene desde un diálogo bastante interno y mi relación con el mundo.”

Aunque a través de esta transformación de su proyecto, Diego busca un cambio, hay códigos de creación con los que se siente cómodo y lo representan. Ahora, planea comenzar a mudarlos a otro terreno al mismo tiempo que se apropia de nuevos elementos y se va redescubriendo. Él busca llevar sus proyectos a terrenos menos formalistas; no porque no lo haya hecho en el pasado, sino porque al experimentarlos anteriormente ha ido descubriendo que hay algo ahí bastante interesante que le cautiva y que quiere apropiarlo.

En mi trabajo hay un interés claro por la plástica y el sentido visual. La estética para mí es una herramienta clave que entre otras, me ayudan a conectar con mi público construyendo universos que de alguna manera se viven o sienten universales; permitiendo que la experiencia sea posible de manera general y que la audiencia tenga una posibilidad, bajo su imaginario, de construir su propia narrativa o lectura. La plástica es un elemento que facilita esta conexión.

Sobre Cuatro

Sus piezas no son específicamente temáticas, son más bien líneas que van tejiendo un imaginario. Ésta parte de la memoria de su abuela materna, Rosario Nava. Cuatro es un diálogo ficticio en el que reflexionan juntos sobre la vida, devoción, fé, la pena que ella sintió al perder a un hijo y su relación con lo sagrado. “Al mismo tiempo, más que exponer algo resuelto y personal, en realidad Cuatro para mí es eso que no logro descifrar o entender por completo.”

Para mí es más bien una especie de aceptación y recordatorio de cómo a lo largo de la historia son a ellas (la mujer) a quienes no le hemos sabido otorgar su lugar, reconocer su poder, su fuerza, coraje, su magia. Son a ellas a las que les hemos robado la luz, el fuego. Es de ellas mismas de quién hemos aprendido la virtud del sueño, la quietud, la resiliencia.

Una parte importante que detona la pieza es un recuerdo de Diego, la caminata que su abuela hacía para subir al cerro del pueblo en donde vivió, para rezar el rosario. “Esta imagen para mí era bastante excitante y despertaba en mí algo que sigo sin lograr comprender. Su llanto, su serenidad, el susurro, todo. Y al mismo tiempo relaciono esta imagen con el tipo de prácticas fúnebres atribuidas a la mujer en México y trato de hacer lo mismo con la obra.”

***

Así como existen mujeres como las plañideras que ofrecen su dolor y su llanto para permitir que otras almas puedan descansar en paz y alcanzar el cielo; Diego con esta obra trata de ofrecer toda su pasión y energía. Tradujo este sentimiento a cinco mujeres que le ayudan a poder expresarlo desde su realidad y comprensión, para despedir a Rosario Nava (su abuela); que aunque no pudo enterrarla, con esta obra la inmortaliza de una forma plena.

Hacer danza en México y otros proyectos

En realidad dedicarse a la danza contemporánea en este país es un sinónimo de precariedad. Es por eso que yo he decidido vincular lo que hago con salidas artísticas-comerciales porque lo que ofrece la institución para quienes nos dedicamos al arte y a la cultura es casi denigrante.

Para Diego, el hecho de que la situación de las artes emperorara a raíz de la pandemia, no fue sorpresa. En su opinión, las personas quienes tienen la dicha de ser parte de círculos de nepotismo y corrupción en las instituciones, se mantuvieron. Y quienes se mueven de manera independiente (como él), una vez más, lograron sobrevivir y encontrar una salida.

En abril, Diego creó Trazo; un ciclo de danza y espacio que surge de la necesidad de poder albergar trabajos de distintas creadoras de danza y colocarse en espacios no establecidos o diseñados para la disciplina (danza). “La idea de este proyecto es poder visibilizar la danza contemporánea mediante la intervención del espacio físico y la arquitectura, pensando en ambos como una posibilidad de creación.”

Estamos trabajando en la segunda edición que todo indica ocurriría en Octubre. Me emociona mucho este nuevo proyecto que me permite poder vincular a más personas, compartir, fomentar espacios de comunicación, de reflexión, de expresión y bueno, el encuentro con otras personas, desde las artistas invitadas hasta nuestro público.

***

Cuatro sucederá este viernes 23 de julio en el Teatro de la Ciudad. Consigue tus boletos en este link.

Cuatro
Autor: Diego Vega
Música: Vyctoria
Iluminación: Sebastián Solórzano
Vestuario: Arturo Lugo
Cántaros: Rodrigo Noriega para Ánfora
Bailarinas: Brenda Loustaunau, Carla Segovia, Elisa Romero, Fernanda Salas, Paulina Vargas, y Nancy Arroyo


  • TEXTO: Rodrigo De N. Colmenero

  • FOTOS: Paulina Figueroa

Fecha de Publicación:
Miércoles 21/07 2021