BAJO LA CURADURÍA DE FERNANDA CARRI Y MATEO PIZARRO, ESTA EXHIBICIÓN PRESENTA UN GRUPO DE JÓVENES ARTISTAS

“Todo empezó por un proyecto fallido”, cuenta Fernanda Carri quien fue invitada a realizar una exposición que no se realizó. Ahí conoció a Mateo Pizarro a quien admiraba. Ambos tomaron la decisión de hacer su propio proyecto, aproximadamente en julio del 2018. Siguieron meses de trabajo, desde la elección de los artistas, el venue, las alianzas… Así nació Expo Pixan.

Llegó septiembre y dentro del marco de una de las semanas más importantes del arte en la CDMX inauguraron la expo en Bucareli 69, una casa que data de 1880, ubicada frente al Reloj Chino, y que durante los últimos años ha sido lugar de residencia, trabajo, y encuentro entre artistas nacionales y extranjeros.

Los artistas fueron elegidos por los curadores, Carri y Mateo, con base en el mensaje y calidad de las obras. La casa se dividió en temáticas, configurando piezas de todos los artistas en distintos ambientes.

Los artistas

El recorrido comienza con una fotografía de Whitney Lewis-Smith, canadiense que junta especies de plantas y animales que no vivirían en el mismo espacio para crear ambientes y sets especiales.

También se encuentra el trabajo de Tatiana Camacho, colombiana que trabajó en el mundo de la moda en Nueva York y lo dejó. Ahí se dio cuenta que el lujo más intenso al que podemos acceder es el contacto con la naturaleza, protagonista de sus fotografías, precisamente. Su trabajo muestra la importancia del contacto con la naturaleza y la búsqueda de respuestas de problemas que nos afectan y que tienen que ver con el equilibrio, precisamente.

Por su parte, Francisco Esnayra, originario de Chihuahua, escultor que trabaja, sobre todo, con resina. Su trabajo va sobre cómo consumimos ideas como si fueran medicinas: nos las metemos al cuerpo, afectando nuestra disposición con respecto al mundo. Las expresiones de las caras que realiza revelan las expresiones ante ellas.L

Jorge Rosano, un artista que trabaja desde el concepto y desde la imagen fotográfica. Hace referencia al fenómeno de lo divino, las vírgenes, sus mantos y todo lo que trasmitían.

Mateo Pizarro, artista colombiano que vive y trabaja en Ciudad de Mexico. Su obra abarca el proceso de conceptualización, actualmente está anclado en prácticas tradicionales de dibujo. La primera pieza que vemos de él es un dibujo de una escultura de mármol que ha sido destruida por el tiempo, la cual ha fotocopiado hasta que convertirla en un punto.

Fernanda Carri, trabaja con estilógrafo japonés de .005, el cual le brinda un nivel de detalle que no cualquier herramienta le permite. Sus dibujos son principalmente cactáceas, una representación de resiliencia dedicados a aquellos que se sienten diferentes, mostrando la fuerza de sus virtudes ante todo. Una simbiosis entre perfeccionismo y el sentimentalismo del arte confesional. 

Floria González, fotógrafa mexicana quien hace minuciosas construcciones de set. Su trabajo aborda diferentes temáticas que van desde lo maternal hasta el medio ambiente y el futuro. Es de ella el cuarto azul que se ha convertido en un ícono en redes sociales.

Umana, despacho de diseño mexicano en donde Miguel Angel Carrera se ha enfocado en realizar abstracciones de la figura femenina. En su obra ha asignando significados a las formas, es decir, cada hendidura tiene una connotación: espiritual, sistemas patriarcales y sexual. Su intención es que las mujeres tomen desiciones sobre sus propios cuerpos.

Horacio Quiroz explora el concepto de la polaridad inspirado en los textos de filosofía hermética de El Kybalion, el pensamiento de Carl Jung y el Tao. Utiliza el cuerpo humano como herramienta de representación encarnando concepciones mutantes mediante anatomías imposibles a manera de radiografías de las vivencias que nos someten a evolucionar como individuos. Es interesante poner atención en los mensajes que pone alrededor de los marcos de cada pintura.

En el último cuarto, podemos ver un piano que expone su estructura sincronizándose con otros elementos para dar vida, desde instrumentos análogos y tradicionales, a sonidos que se perciben digitales. Obra de Jerónimo G. Naranjo.

Marco Marcovich realizó una serie de retratos a mujeres mexicanas que inspiran dentro de su quehacer, tales como Carla Fernández, Norma Listman, Domitila Bedel, entre otras.

Exhibición con causa

Además de celebrar el arte, los curadores decidieron aportar algo socialmente, eligiendo al sector más débil de la población: los niños. El “Comedor Santa María” de Parras fue la fundación elegida. A la que el 70% de la venta de ciertas obras (retratos del segundo piso) será destinado.


  • FOTOS: Pamela Berlanga

  • TEXTO: Abigail Quesnel

Fecha de Publicación:
Jueves 19/09 2019




Pin It Whitney Lewis-Smith
Pin It Piezas al fondo: Fernanda Carri
Pin It Horacio Quiroz
Pin It Tatiana Camacho
Pin It Retratos: Marco Markovich
Pin It Fernanda Carri
Pin It Floria González