HABLAMOS SOBRE CÓMO VIVE LA INDUSTRIA DE LA MODA EN CINCO PAÍSES DE LATINOAMÉRICA LA CUARENTENA

Han pasado poco más de tres meses desde que escuchamos del primer caso de COVID-19. Lo que entonces sonaba como un mal distante, el día de hoy tiene presencia en todo Latinoamérica. Pero en una región con países de economía emergente e industrias creativas en proceso de consolidarse, ¿cómo vive la moda esta cuarentena?

Específicamente para la industria de la moda no ha sido fácil la cuarentena. Eventos como las semanas de la moda regionales se han suspendido. Las producciones han parado y las entregas se dificultan dependiendo las medidas tomadas por los gobiernos locales.

Hablamos con cuatro personajes del bloque sobre cómo las marcas locales enfrentan la cuarentena en su país. 

Isra Vázquez, México

La situación en el país podría parecer aún relajada. La respuesta del gobierno federal podría juzgarse como ineficiente. Pero los diferentes gobiernos locales e iniciativas privadas han decidido tomar cartas en el asunto. Al momento el aislamiento es una decisión propia, en algunas regiones es sugerido y en otras pocas obligatorio. En nuestro país la economía se vería severamente afectada si se decide parar todo como en otros lugares del mundo. Además, con un índice de poco más de 40% de pobreza en México, es imposible solicitar a la gente que vive al día que permanezca en su casa.

Aquellos que tenemos la posibilidad lo hemos hecho, pero esto ha afectado a las marcas locales. Los diseñadores detuvieron su producción o la llevaron a talleres en casa. Eilean apoyó en el montaje de producciones caseras desde donde continúan con los procesos de producción. Hubo quienes cambiaron los productos para poder apoyar a la situación. Nelly Guinand, por ejemplo, concentra su fuerza de trabajo en la elaboración de cubrebocas para surtir pedidos personales que financían donaciones de producto destinadas a causas sociales. Esto además de aportar tapabocas a quienes lo necesitan, continúa dando trabajo de comercio justo a maquilas en Nezahualcóyotl. Hay también quien ha optado por innovar en su comunicación.  Los Hermanos Koumori lanzaron una convocatoria para su próxima colección donde cualquiera puede idear una historia que se sume a su universo imaginario.

Por otro lado están las tiendas de concepto y las propias de las marcas y diseñadores. Algunas optaron por -en la medida de lo posible y atendiendo las recomendaciones de la OMS y el gobierno- continuar dando servicio a puerta cerrada y previa cita. El e-commerce es también un aliado importante, se han lanzado desde descuentos, facilidades de envío y se anuló el costo de este último. Incluso, hubo tiendas que se vieron obligadas en apresurar su ingreso al comercio digital.

Y por último las plataformas. Mercedes-Benz Fashion Week Mexico City se llevaría a cabo del 28 de marzo al 02 de abril. Actualmente la plataforma se encuentra trabajando de la mano de diseñadores y patrocinadores para encontrar la manera de llevar las presentaciones a un formato digital e innovador. 

A todo esto cabe agregar la cantidad de personas que trabajan como freelance en moda y han visto su economía afectada por la cuarentena. Desde fotógrafos, maquillistas y estilistas que han perdido trabajos, hasta modelos que continúan esperando pagos aún pendientes por clientes y sus propias agencias.

***

El panorama es desalentador, rumores de tiendas por cerrar, despidos inesperados y una industria frágil que se enfrenta de cara a sus defectos. No será hasta pasada la crisis cuando conozcamos a aquellos que resultaron victoriosos por sus innovadoras y creativas maneras de enfrentar la situación. 

Katha Puga, Perú 

El país sudamericano vive en cuarentena desde el 16 de marzo de este año. Fue el tercer país latinoamericano en tomar la drástica decisión de cerrar fronteras totales y prohibir el tránsito libre de la población, tras la aparición de 71 casos de coronavirus en su territorio. Luego vino el toque de queda -medida impuesta por los constantes desacatos de la población- desde las 8 pm, hasta las 5 am. Además de otras reglas como limitar estrictamente la salida de 1 integrante por familia para comprar necesidades básicas en supermercados, bodegas o pagos al banco. En este marco las personas y empresas, han tomado diferentes posturas sobre cómo el aislamiento forzoso y corte parcial de los comercios, van a afectar a la economía del país y más a los pequeños emprendimientos que luchan día a día para mantenerse en pie.

En Perú, los impuestos son tan elevados, que muchas veces, hacen colapsar los emprendimientos independientes en la industria textil. Y de eso lo saben las marcas de ropa, quienes año con año, desaparecen a causa de este motivo. Los diseñadores locales, han pasado a querer convertirse en una especie de diseñador/influencer para poder subsistir en medio de este caos económico y mantener en la legalidad sus ateliers. Con esta cuarentena todos han parado, y con ello, la incipiente industria de moda local. Se suspendieron las dos principales plataformas de moda en el país, como lo son: LIFWEEK – que iba del 25 al 26 de marzo- PERUMODA y BOUTIQUE MODA– ambas del 23 al 25 de abril- hasta nuevo aviso, lo que representa una pérdida considerable de ingresos para quienes integran esta industria.

***

Aún no hay manifestaciones de reacción por parte de alguna marca o diseñador, pues lo lógico en estos momentos sería que las marcas se inclinen hacia la venta digital. Pero, al existir la restricción de salida de cualquier vehículo, no se pueden hacer entregas de mercadería por el momento.  De esta experiencia, se debe sacar algo bueno y avanzar con la tecnología para evitar ser golpeados en el futuro. Es momento para que las marcas e insumos, piensen en construir plataformas digitales con órdenes y pre-órdenes de mercadería que se puedan ver quizás en desfiles online, que salvaguarden sus intereses cuando sucedan casos de emergencia como lo que estamos viviendo en la actualidad.

Andrés Yepes, Colombia

Colombia está en gran medida paralizado. Todos estamos en casa y el gobierno está siendo cada vez más estricto y radical con las órdenes que da para controlar el virus. Estamos en un aislamiento preventivo desde hace ya varios días hasta el 13 de Abril, si es que logra controlarse la situación para esa fecha.

Las redes sociales están llenas de gente buscando contacto, reencontrarse con amigos del pasado, hacer videollamadas para hacerse compañía, y hacer en vivos en Instagram. Tiktok se convirtió en un plan, la gente está descargándola y pasa horas practicando retos para compartir; incluso Tinder se ha posicionado como otra herramienta para sentir que nuestra vida social no ha muerto. Algo parecido está sucediendo con las marcas locales. Se encuentran buscando maneras de mantenerse vigentes y cercanos a sus clientes a través de las redes sociales, haciendo ofertas en línea y retirando los costos de envío para quienes compren.

Sin embargo, la situación es mucho más compleja de lo que parece. Bogotá Fashion Week, en la que participarían alrededor de 150 marcas, fue cancelado. Los diseñadores locales tenían ya invertida una gran cantidad  de dinero para la producción de sus colecciones, muchos de ellos contaban ya con pagar la inversión apoyados en las ventas que se generarían durante la feria, y al ser cancelada seguramente no tienen el capital para cubrir la deuda. Esto se suma a que Colombia no tiene tan arraigado a sus costumbres el proceso de compra online, y menos la mayoría de los clientes que compran diseño colombiano, ya que en su mayoría son personas mayores, por lo cual muchas de las marcas están atadas de brazos, pensando no tanto en qué hacer durante estos días de encierro, sino en cómo recuperarse una vez estos terminen.

***

Estos días se han traducido en una introspección que imagino que la mayoría andan realizando para poder reinventarse. Saben que la crisis económica no tendrá un impacto únicamente durante los días en los que tengamos que estar en casa, sino durante un tiempo más. Habrá cambios y esta es una etapa en la que hay millones de teorías y de predicciones, unas claras – otras no tanto-. Pero lo cierto, es que la industria de la moda ha sufrido un golpe fuerte con la cuarentena, y para levantarse tendrá que ser muy inteligente desde ya con sus estrategias futuras.

Matias Irala, Paraguay

Paraguay es uno de los países que registra de momento 22 casos de coronavirus, con toda la atención concentrada desde el estado en velar por prácticas sanitarias que impidan la expansión del virus, la pregunta que se ha extendido en redes sociales en los últimos días ha sido ¿Cuál será el impacto del coronavirus en la economía de las industrias creativas?

Una realidad de este país es que las marcas de indumentaria o de consumo artístico no tienen forjado una presencia sólida en el terreno e-commerce. Paraguay se caracteriza aún por el mecanismo de compra presencial en periferias específicas de la ciudad, si bien existe el acceso a este tipo práctica comercial, la realidad es que sigue estando sectorizado a usuarios del área metropolitana.

Se deben buscar soluciones prácticas además de fortalecer las medidas sanitarias de entrega de productos. De momento el estado y las organizaciones empresariales del rubro no se han posicionado sobre el tema. Pero por la cuarentena, se espera que decaiga la economía del sector moda en un 50% – según un portavoz del Banco Central del Paraguay-. Lo anterior, en vista a la ausencia de plataformas que nucleén la compra de productos locales relacionados al ámbito.

Un ejemplo de re-direccionamiento es la marca de la diseñadora Ilse Jara, caracterizada por sus prendas de lujo. Actualmente está cotejando replantear la manera de encarar la crisis a través de prendas básicas, distendidas y accesibles. Estas buscarán comunicar desde la parte visual la importancia de quedarse en casa.

Amauri Neto, Brasil

La gente más joven está siendo más responsable que la mayor, los mayores tal vez no estén tomando esto de manera seria. Mientras tanto, la gente joven entre los 16 y los 32 años, están respetando la cuarentena. En Sao Paulo el gobiernola cuarentena oficial iniciará mañana, todo permanecerá cerrado excepto supermercados y farmacias.

Los diseñadores de moda locales están siendo muy listos enfrentando la cuarentena. Anacê, una marca local, tuvo la idea de hacer una campaña “hecha en casa” para lanzar su nueva colección. Enviaron a algunas personas sus nuevas prendas y nos pidieron que hiciéramos un video en casa usándolas mientras bailamos, esto me pareció una idea brillante.

Creo que podría haber consecuencias para la industria después de la cuarentena. La gente está cambiando, lentamente pero están cambiando su mentalidad. Probablemente los diseñadores sean a partir de aquí más atrevidos con sus nuevas colecciones, y esto les ofrecerá un nuevo inicio. 

***

Estas son algunas de las opiniones de nuestros colaboradores en diferentes partes de Latinoamérica. Si nos lees de otra parte nos gustaría escucharte, ¿cómo se vive la cuarentena en tu país?



  • FOTOS: Archivo Coolhuntermx

Fecha de Publicación:
Lunes 23/03 2020