UN LUGAR QUE BUSCA VINCULAR LA MÚSICA Y LA COCTELERÍA DE AUTOR PARA CREAR UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN LA ROMA.

El maridaje ha sido un tema importante a lo largo del año. Solemos vincular la comida con los alimentos y buscar que estos empaten de manera perfecta. Pero ahora buscamos experiencias que vayan más allá de los alimentos y que empaten con nuestras bebidas. Musak, Hi-Fi Listening Bar busca vincular la música y la coctelería de autor para crear una experiencia única en la colonia Roma.

El ingreso a Musak es por Tres Tonalá. Justo al ingreso del restaurante se encuentra un espejo con marco antiguo, detrás está el ingreso a este bar de especialidad. El diseño está inspirado en un estudio de grabación, la acústica fue primordial al momento de pensar en el lugar. Es increíble pasar de un silencio familiar a un ambiente donde la música se puede disfrutar de manera fidedigna. 

El espacio es oscuro, destaca el diseño del plafón en negro. La iluminación es cálida y difusa. Los muebles sembrados a lo largo del piso en tonos mostaza, verde y azul profundo. A un extremo la barra con su curada selección de destilados y periqueras para admirar el espectáculo que representa la preparación. Del lado opuesto el boot del DJ, donde en algunas ocasiones se cuenta con alguien ambientando la noche.

La carta de bebidas fue curada por el reconocido mixólogo Mica Rousseau, supervisada por el jefe de barra y gerente Raffaele Chinea. Los tragos están inspirados en artistas y buscan reflejar la personalidad de ellos por medio de los ingredientes, técnica y presentación. Uno de los favoritos es el BB King, se empieza con un Bulleit Bourbon que se somete a la técnica Fat Wash, la cual consiste en agregar un ingrediente graso al destilado. En este caso ese ingrediente es aceite de coco con vainilla. se agrega Amaro Averna, agua de coco, limón amarillo y se decora con un poco de piña tatemada. 

Otro protagonista en la noche es el Miles Davis. Johnny Walker etiqueta dorada, limón amarillo, miel de eucalipto, agua de azahar, bitter de lavanda y clara de huevo. Sus notas son suaves y evocan al trópico. Otro imperdible es el John Coltrane, se prepara con Zacapa 23, jarabe de canela con azafrán, Dry Curaçao, agua de sandía, limón amarillo y top de Ginger Beer. 

Por último el Serge Gainsbourg es escénico en su presentación. Mezcal Creyente, Ancho Reyes, Té Roiboos, limón amarillo y bitter de chocolate. Mientras todo esto se mezclaba en el shaker, en una tableta de piedra volcánica se quemaron unas baritas de canela, el humo se contiene en el vaso donde se servirá la bebida. El trago es refrescante, especiado y ligero, un ideal para degustar toda la noche. 

Musak cuenta con una terraza en la parte superior que es también un oasis en medio de esta concurrida zona. Por la noche se encienden las luminarias de fibra vegetal e iluminan mesas y sillas de madera que dan un ambiente fresco y relajado. Si se desea algo más tradicional para tomar, se cuenta con una carta de cócteles tradicionales. 

Musak es el sitio ideal para relajarse en la barra y tomar un excelente cóctel de autor. Pero también es el lugar para disfrutar de buena música con amigos y beber tu clásico favorito. O también es el nuevo hotspot para ver caer la noche en la terraza y tener una amena plática. Esa es la versatilidad de este nuevo speak easy. 



  • FOTOS: Van Flores

  • TEXTO: Isra Vázquez

Fecha de Publicación:
Miércoles 17/12 2019