EL ACTIVISMO LÉSBICO HA SIDO PARTE DE LA LUCHA POR LA IGUALDAD DE LA COMUNIDAD LGBT+ DESDE SUS INICIOS, ACTUALMENTE EXISTE POCA REPRESENTACIÓN MEDIÁTICA Y ESPACIOS DE CONVIVENCIA PARA MUJERES LBT.

Se ha recorrido un largo camino, desde que en 1975 se imprimió por primera vez la palabra “lesbiana” en un periódico del país, a las grandes marchas del orgullo que celebramos en los últimos años. Hoy gozamos de ciertas libertades y damos por sentado la libertad de expresión. Llevo años yendo a la marcha del orgullo, sin cuestionarme mi derecho o libertad de hacerlo. Este año quise indagar un poco sobre cómo empezó el activismo lésbico y quienes fueron las primeras mujeres que tuvieron el valor de salir y querer cambiar el mundo.

El orgullo nació como un movimiento político para contrarrestar las ideas negativas que se tenían sobre la comunidad; quería mostrar la existencia de las personas de la LGBT+ pero con dignidad y fuerza. En la década de los setenta los factores socioculturales en México, la influencia de los movimientos sociales en el extranjero, la expectativa de cambio y el crecimiento del feminismo; propiciaron un entorno en el que la aparición pública de los movimientos de la comunidad LGBT+  fue posible.

El Frente de Liberación Homosexual (1971), fue la primera asociación a favor de los derechos de las personas LGBT+. Nancy Cárdenas, una de las fundadoras del Frente se declaró lesbiana en uno de los noticieros más importantes de la época. Ákratas (1975), Lesbos (1977) y Oikabeth (1978) fueron los principales grupos formados por mujeres lesbianas. Oikabeth fue el primer movimiento lesbofeminista en México, liderado por Yan María Yaoyólotl Castro, pintora y curadora de arte. Ella junto con otras mujeres se organizaron para salir a una de las primeras marchas que visibilizaron a la comunidad LGBT+ en México; “Un Amor en Rebeldía” es un documental de Tania Claudia Castillo que cuenta esta historia.

La primera marcha

El 26 de julio de 1978, durante la marcha por la Revolución Cubana el Frente de la Liberación Homosexual marcha por primera vez por el reconocimiento y los derechos de la comunidad. Tan sólo un año después, el 27 de junio de 1979, se realizó la Primera Marcha del Orgullo Homosexual de México; fue organizada por tres grupos: el Frente Homosexual de Acción Revolucionaria (FHAR), el Grupo Autónomo de Lesbianas Oikabeth y el Grupo Lambda de Liberación Homosexual. Antes de que estos movimientos comenzaran a hacerse visibles las personas de la comunidad eran identificadas y tratadas como enfermas mentales, amorales o perversas; la violencia y discriminación eran terribles.

Estos eventos a final de la década empezaron a consolidar una comunidad y permitieron que a principio de los ochenta se formaran muchos otros grupos. Pero en 1983 con la inesperada crisis del sida, la satanización por parte de los medios, la fragmentación interna y el autoexilio, la mayoría de los activistas desaparecieron de las manifestaciones. Ésta se convierte en una etapa de introspección y búsqueda de identidad para la comunidad.

En 1997 se abrió de nuevo un discurso positivo para representar los intereses y los derechos de comunidad LGBT+. Patria Jiménez se convirtió en la primera congresista federal abiertamente homosexual y durante su gestión logró la despenalización de la homosexualidad como agravante en el Código Penal.

En 1998, la marcha cambió de nombre a Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual y Transgénero. Esto ayudó a formar una nueva identidad colectiva y dio más visibilidad al movimiento, asistieron cerca de ocho mil personas. Sin embargo, no fue hasta el 2001 que la marcha llegó por primera vez al Zócalo. Durante estos años se dieron grandes avances para la comunidad, foros, asociaciones y muchos primeros encuentros y conferencias. El 4 de marzo del 2010 se legaliza el matrimonio igualitario en la Ciudad de México y ahora es legal en 19 de las 32 entidades del país.

Retos actuales

En 1978 fueron apenas unas treinta personas las que marcharon, gracias a ellas y muchas otras que vinieron después debemos que en junio del año pasado hayamos podido ser cientos de miles las que marchamos por el orgullo y los derechos de la comunidad LGBT+ en el país. La visibilidad de las personas LGBT+ en los últimos años ya no es un problema, la aceptación y representación es cada vez mayor en los medios y en la opinión pública, por otro lado la visibilidad de las mujeres de la comunidad no se ve con la misma aceptación y fuerza.

Actualmente la mayoría de los espacios se concentran los hombres gays y muchas veces aliados. Esto hace difícil para las mujeres de la comunidad (lesbianas, bi, trans) encontrar espacios propios, creados para ellas. Esta situación me hizo querer buscar y platicar con mujeres que están haciendo algo por la creación de lugares y eventos que nacen para cubrir estás necesidades.

Ella International Lesbian Festival / Ella México

A principios de marzo se llevó a cabo en San Miguel de Allende el primer festival de su tipo en Latinoamérica. Contando con siete sedes alrededor del mundo, Ella usa el poder de la comunidad y la innovación para promover la visibilidad, el empoderamiento y la hermandad de mujeres lesbianas, bisexuales y trans.

“Ella México parte de mi propia necesidad, hice el festival de mis sueños”, fue lo que dijo Beatriz Cravioto cuando le pregunté sobre que la había inspirado a traer este festival a México.

Beatríz fue a la isla de Lesbos, a un festival que lleva 18 años realizándose; encontró allí un ambiente de hermandad y comunidad entre mujeres que no había visto antes. Decidió que quería traer algo parecido a México; buscó opciones, encontró Ella y en colaboración con Sappho pudieron hacer realidad este evento en nuestro país. Del 12 al 16 de marzo en San Miguel de Allende se llevaron a cabo talleres, conciertos, tours, foros y fiestas por y para las mujeres de la comunidad LBT.

Algunas de las inspiradoras mujeres que asistieron al evento son Gloria Careaga (psicóloga social, feminista y activista de la Ciudad de México), Daniela Sea (activista no binaria y parte del cast en The L Word), Patricia Jiménez y Luz Elena Aranda. Entre los highlights del festival estuvieron el taller impartido por Alicia Delicia “La vulva: posibilidades de placer”, Mariann Garés con “Take your pants off y hablemos de arte queer desde el Bajío”; un Foro de Emprendedoras, las ELLA TALKS, donde se habló de activismo, sexualidad y tratamientos que permiten la maternidad compartida entre parejas lesbianas. Callejonadas, fiestas y conciertos también formaron parte de este festival.

“San Miguel de Allende a pesar de ser un estado panista, recibe muy bien a la comunidad LGBT+, esto ha generado que las personas sigan regresando y se genere una cultura positiva al respecto. La llegada del festival también ayudó a los negocios que fueron los anfitriones de los distintos eventos, buscamos las mejores sedes de San Miguel y las tuvimos. ” -Beatriz Cravioto.

Ella México regresará a San Miguel de Allende del 16 al 20 de abril del 2021.

Les Impact
View this post on Instagram

Toluca 2019. 🏳️‍🌈

A post shared by Les Impact (@les.impact) on

Buscando generar nuevas opciones de convivencia para las mujeres de la comunidad LBT, en la Ciudad de México; Cecilia Estrada y Andrea Medina comenzaron este proyecto que definen como una productora de espacios. Les Impact nace de la incomodidad que sentían en los espacios LGBT+ disponibles actualmente.

No hay lugares pensados para que las mujeres se sientan a gusto, la energía de convivencia entre las mujeres de la comunidad es muy diferente.

Cecilia Estrada

Lo que ellas buscan es generar actividades y lugares que permitan a las mujeres conocerse para crear una comunidad; saber que está haciendo cada quién y darse cuenta de que muchas veces se pueden encontrar con alguien que puede ayudarlas y viceversa. “Toda visibilidad va a abrir puertas,” para Les Impact también es importante fomentar la visibilidad, actualmente la visibilidad de la comunidad LGBT+ ya no es un problema. La comunidad es visible, las mujeres de la comunidad no tanto.

Y esta visibilidad es importante porque ayuda a las niñas que tienen miedo o un estigma; que saben que son diferentes pero no se ven representadas en el mundo que están viendo. Ayuda a saber que no hay nada malo con ser de otra forma, lo importante es poder ser.

Les Impact ha realizado varios eventos en el último año y medio: Les Party, Les Pride con Crush en el Palacio Chino, Pride de Toluca y Women’s House (en cuando el COVID lo permita).

Por último

En un principio de verdad creí que la cantidad de hombres queer era considerablemente mayor al de las mujeres; con el paso del tiempo y conociendo más personas, en especial mujeres queer, me di cuenta que no es así. Sí somos muchas las mujeres queer en la ciudad pero son pocas las que se hacen visibles; para otras tal vez es más difícil o sólo no lo consideren necesario.

La invisibilización de las mujeres en el movimiento LGBT+ es un problema grande. Haciendo esta investigación pude darme cuenta de qué tanto, a pesar de que en el origen del movimiento fueron en gran parte grupos de mujeres las que impulsaron la visibilidad y la búsqueda de derechos. Hoy en día es difícil encontrar esta representación en la publicidad y medios. Hay, sí, pero muy pocas.

Estos dos proyectos van empezando y de momento el mundo está en pausa; pero espero que cuando se pueda seguir moviendo, esto sea sólo el comienzo de muchas otras propuestas para las mujeres de la comunidad. Le tengo mucha fe a las nuevas generaciones. 

Actualmente a nivel digital también existen muy buenos espacios para generar comunidad, está Marcha Lencha, Balance AC y Feminasty.


Fecha de Publicación:
Jueves 25/06 2020