MÉXICO Y CUBA TIENEN MÁS COSAS EN COMÚN QUE EL TRABAJO DE CLARA PORSET; EXISTIÓ LA CONVICCIÓN DE LOGRAR EL PROGRESO A TRAVÉS DEL DISEÑO.

En el marco de la onceava edición de Design Week México, se inauguró la muestra: Cuba. La singularidad del diseño en el Museo de Arte Moderno. Estará abierta hasta el 8 de marzo pero antes de que comiences a posponer tu visita hasta días previos a su cierre, vale la pena que acudas a verla con calma. La exposición examina el diseño y la arquitectura en un complejo contexto político y social por el que atravesaba el país.

Curada por Jimena Acosta e Inbal Miller, la muestra empieza con fotografías que capturaron momentos históricos en Cuba, pero también otras que registraron los estragos de la actualidad. El ejemplo de esto es la foto de Tania Candiani de la serie Monumentos efímeros; retrato del deterioro y abandono en el que se encuentran algunos proyectos arquitectónicos que se emprendieron con gran entusiasmo bajo la bandera del progreso.  Y es a través del cartel, que comienza a ser evidente la complicada coyuntura en la que se encontraba Cuba, durante la década de 1950 cuando se declaró el Triunfo de la Revolución Cubana y Fidel Castro tomó el poder en 1959. Bajo una estridente paleta de color y mensajes contestatarios es que la expo nos va guiando por el talento y en aquel entonces, la necesidad de expresión y comunicación de una causa.

Los principales tópicos abordados son: la educación, la identidad nacional, la tradición y la vanguardia, la década de los setenta entre la influencia escandinava y el arte Pop; el entretenimiento  y el diseño para el bienestar social. Y aunque con un dejo de duda, la internacionalización del país y el posterior cierre de sus fronteras -a causa de lo que se volvería más tarde una dictadura-, tema que no fue profundizado en la muestra.

Para quienes únicamente conocemos el legado de Clara Porset en México y la gran labor de la diseñadora cubana en nuestro país, es interesante conocer el trabajo de otros grandes referentes de lo hecho en Cuba. El trabajo en mobiliario de Gonzalo Córdoba o el diseño gráfico de Felix Beltrán. Pasando por aquellos ambiciosos proyectos arquitectónicos de índole educativo y cultural. Pero sobre todo, uno de los proyectos más interesantes, el Proyecto Cuba y los Laboratorios para la Agricultura Urbana diseñado por el estudio Bohn y Viljoen Arquitectos. Comenzó en 2002 cuyo principal reto fue plantear y hacer realidad, cómo hacer viable la integración de espacios para el cultivo de alimentos en un entorno urbano y bajo una perspectiva de diseño estratégico, social y ambiental.

Esperamos que esta muestra sea la primera de muchas exposiciones del diseño en Latinoamérica. ¡Vísitala!

***

Cuba. La singularidad del diseño. Museo de Arte Moderno.
Paseo de la Reforma s/n, Bosque de Chapultepec I Secc, CDMX.



  • FOTOS: Fernanda López

  • TEXTO: Cristina Cruz

Fecha de Publicación:
Miércoles 6/11 2019