header-pre:
Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to Top

To Top

On 08, Nov 2016|In Arte | By coolhuntermx

‘Contrario a la narrativa fantástica de las casas embrujadas que buscan crear terror y gritos fáciles, en Doomocracy solo bastó hacer alusión a la realidad para generar una risa nerviosa, dar miedo y en el mejor de los casos, generar reflexión’

Tags | , , , ,

PEDRO REYES Y CREATIVE TIME PRESENTARON UNA CRÍTICA SOCIAL BAJO EL FORMATO DE UNA CASA DEL TERROR POLÍTICO.

 Martes 08/10 2016
_
_
__
FOTOS: Cortesía de Creative Time (Will Star, Shooting Star Pro)
_

_

TEXTO: Lorena Canales

_

_

_

DoomŸocŸraŸcy (dü-ˈmä-krə-sē), n.

  1. Forma de gobierno en la que el poder supremo es conferido a un tirano por un electorado aterrorizado.
  2. La oscura aritmética  que hace maleable el proceso electoral.
  3. Un golpe de estado corporativo en cámara lenta. 
  4. La Guerra imperialista perpetrada en nombre de la libertad.
  5. Una casa de horrores políticos en el Brooklyn Army Terminal del Octubre 7 a Noviembre 6.

Durante el pasado mes de octubre y justo a tiempo para las elecciones presidenciales de los EEUU, el artista mexicano Pedro Reyes y la organización de arte público con sede en Nueva York, Creative Time, montaron una casa del terror en las entrañas de uno de los edificios del revitalizado Brooklyn Army Terminal.

Reyes tomó el formato de folk art americano de las casas de terror para satirizar el espectáculo político y las fallas de los sistemas económicos y sociales de la actualidad. En ella reemplazó a los personajes clásicos, como los vampiros, asesinos seriales por personajes que parecen venir de un futuro no tan lejano o de un mundo paralelo, como un piloto de drones, un guardabosques futurista, un trío de mujeres en una fiesta pro-armas y otros, para confrontar a la audiencia con la realidad.

 

ex9a3290-edit-2

ex9a3179-3

ex9a2970-2

ex9a2895-4

 

La Experiencia.

Similar a una atracción de feria o a un parque temático, cada 5 minutos el público se adentraba en grupos de doce personas para explorar durante una hora, los más de 5,000 metros cuadrados del microcosmos de Reyes en el cual los esperaban más de 10 diferentes escenas y más de 30 actores. 

El proyecto exigió de los  actores y la producción un performance maratónico cada noche y con un aproximado de 600 y 800 personas diarias, hubo un mínimo de 9,000 visitantes a lo largo de la producción.

_

El Formato.

La producción fue dirigida por Meghan Finn y escrita por el dramaturgo Paul Hufker, quienes tradujeron al lenguaje del «immersive theater», las ideas y bocetos del creador Pedro Reyes y Nato Thompson, curador y director artístico de Creative Time.

El  formato no pertenece a un solo género o categoría, tiene partes iguales de immersive theater, instalación, performance, game design y a momentos que recuerdan a una atracción de feria, es en esta confluencia de géneros que la obra logra su cometido, sin distracciones en las preciosidades plásticas o preocupaciones en el performance perfecto de los actores, Doomocracy se vuelve aterradora de lo natural que se vuelve.

Parte de provocación de la obra es que aún cuando las escenas o cuartos hacen alusión a problemáticas globales (como la avaricia corporativa, la corrupción de los sistemas financieros y el poder de las industrias de la comida rápida y farmacéuticas), estas están contextualizadas al imaginario estadounidense, lo cual hace fácil imaginar otras versiones, “Doomocracy: México”, “Doomocracy: Frontera”, y un largo etcétera.

Hay un Doomocracy para todos.

_

ex9a2811

ex9a2933-3

ex9a2719

_

Contrario a la narrativa fantástica de las casas embrujadas que buscan el terror y gritos fáciles, en Doomocracy el parecido con la realidad lo hace incómodo y escalofriante. La obra logra una narrativa cínica, apocalíptica y paranoica, pero sin resolución; no hay final feliz. Lo único que queda es el día de mañana y ese día, es hoy, 8 de noviembre del 2016, día de elecciones presidenciales en EEUU (Si puedes, ¡vota!).

_

NOTAS RELACIONADAS:

_

Pedro Reyes

Aware