VERDI ES UN ESTUDIO TEXTIL COLOMBIANO QUE MEZCLA FIBRAS NATURALES Y METALES EN SUS PIEZAS

En Colombia existe una considerable tradición textil. Desde técnicas artesanales, los sacos elaborados para contener el café y la ahora considerable industria de la moda. Los textiles colombianos se caracterizan por su alta calidad e innovación. 

VERDI es un estudio textil con una peculiaridad en la ejecución de sus productos. Todo inició en Bogotá con Carlos Vera Dieppa. Carlos con su entonces esposa Silvia quisieron desarrollar un tatami japonés con productos locales. Al desarrollar el producto, Carlos se dio cuenta que el tráfico de las pisadas afectarían el material. 

A partir de ahí empezó su búsqueda y experimentación para cumplir con su objetivo. Carlos acudió a un artesano que manufacturaba costales para café. Aprovecho lo grueso del tejido, agregó una capa de látex y se puso un borde en cuero. A partir de ahí el creativo continúo con la experimentación y terminó mezclando fibras de origen natural con metales. 

VERDI

Después de su muerte, Cristina y Tomás -hijos de Carlos- decidieron continuar con el legado del padre. Así fue como formalmente inició VERDI, Tomás se dio a la tarea de recuperar algunos de los telares y continuar con la técnica que su predecesor había iniciado. 

En el diseño interior de Colombia -como en muchas partes de Latinoamérica- la mayoría de los productos provienen de productores extranjeros. Hasta casi el 90% del mobiliario, textiles, recubrimientos y accesorios provienen de puntos de Europa y Asia. Esta fue una de las motivaciones para ofrecer al mercado local, productos nacionales con una calidad que les permita competir en el sector lujo.

Desde entonces la firma ha continuado con su innovación mezclando fibras de origen vegetal como fique y plátano. También de origen animal como seda y alpaca. Los metales que se emplean son cobre y metal con baño de plata en diferentes colores. Algunos textiles incorporan también acrílico. 

Una vez que se tiene el textil se destina para sus distintos productos enfocados en interiorismo: tapetes, cortinas y cojines. Al tener la producción dentro de sus propios talleres VERDI tiene la posibilidad de continuar experimentando con diseños y técnicas. Algunos de sus textiles cumplen también propósitos artísticos o decorativos. 

Continuando con su deseo de explorar nuevos horizontes y adentrarse en mercado diferentes, en el 2016 decidieron incursionar en la industria de la moda. La intención fue reinventar la bolsa tradicional colombiana con diseños y técnicas contemporáneas. El éxito de las bolsas fue tal que la diseñadora Johanna Ortiz realizó una colaboración con VERDI. Las bolsas continúan con la fusión de fibras naturales con metales y se elaboran a mano en los talleres de la marca. 

Actualmente VERDI se divide en esos tres pilares: interiorismo, moda y arte. Para poder dar a sus visitantes una mayor visión de la estética y trabajo de la marca, a principios de año se abrió un showroom en la ciudad de Bogotá. Justo frente al taller, se adquirió un inmueble que fue pensado para contar la historia de la firma. 

Showroom

El ingreso obliga a transitar a través de un túnel para continuar al showroom. El techo está recubierto por un tejido de cobre y el piso es un tapete de fique. Al fondo una cortina color azul, en un tono característico de la marca. Una vez dentro del showroom llama la atención un enorme árbol de la vida, el cual simboliza la unión de la fibra natural con el filamento metálico. Del lado derecho se exhiben diferentes textiles y algunas de sus aplicaciones. A la izquierda, diferentes modelos de bolsos. 

Actualmente VERDI cuenta con 50 empleados en sus instalaciones y colabora de manera continua con 18 familias de la región de Santander y 6 en la región de Amazonas. Con estas comunidades se trabaja principalmente los procesos de hilado y teñido, fomentando prácticas sustentables bajo una estructura de comercio justo. 

Tomás Vera es consciente de las ventajas de la internacionalización y poner la mira en el mercado latinoamericano. Entre sus planes está el presentar una pieza durante la próxima edición de Zona Maco

***

La industria de la moda se consolida en Latinoamérica, aprendiendo de los puntos fuertes del vecino y entendiendo la oportunidad comercial que significa crear vínculos cercanos en la región. Claro, conservando la filosofía, personalidad y estética característica de cada nación.



  • FOTOS: Cortesía

  • TEXTO: Isra Vázquez

Fecha de Publicación:
Miércoles 20/11 2019